Tuesday, July 19, 2016

Friedrich Nietzsche

[1844 – 1900]


                              Una de sus frases que repetía en mi adolescencia era:

"Lo que no me mata, me hace más fuerte"

que, en la gauchesca, sería  "lo que no mata, engorda..." 

Pero la que siempre me impresionó fue la que le escribió a su madre poco antes de morir:

¡Madre, Madre... estoy loco! 

Y lo estaba...

Hoy quiero poner esta versión libre de Der einsame - El solitario

que di el otro día en clase y que, para algunos, fue motivo de identificación y de invitación a

pensar...


Lou Andreas Salomé - Paul Ree- F. Nietzsche 1882


EL SOLITARIO



Detesto seguir, pero también detesto liderar.

¿Obedecer? ¡Jamás! Y mucho menos, gobernar!

El que desea no ser aterrorizado, no debe aterrorizar,

Aún hoy alguien que siembra terror puede liderar a otros.

Yo... que detesto incluso liderarme a mí mismo...

como las criaturas de los bosques y del mar, amo

perderme a mí mismo por un momento,

poseedor de algo bueno, recluirme al fin, pensativo

 y encerrarme lejos de las distantes cosas 

siendo yo mismo por mí mismo seducido.

ca. 1882.

Gedichte und Sprüche

®© Versión libre, Ana Sebastián.

Tuesday, June 07, 2016

DÍA EL PERIODISTA


DÍA DEL PERIODISTA

Hace unos días encontré este manuscrito de una columna de radio que hice hace casi veinte años de ¡Viva la buena gente! y decidí postearlo porque pensé que todavía tenía actualidad.

        Hoy, como bien se sabe, es el día del periodista y si vamos a la historia, vemos que el gran desarrollo que se da en el periodismo está fundamentalmente relacionado a la revolución industrial y a la alfabetización.

         El antecesor del periodista como comunicador es el pregonero que portaba el bando del rey, virrey o patrón de turno.

         El antecesor del periodista como opinador es el ágora griega en donde se reunía discutir, la tertulia burguesa o el antro de conspiración, la logia.

         En Argentina el periodismo nace, se festeja, como periodismo de opinión, por lo tanto, político.

         La Gaceta es un órgano político. A ese nivel Mariano Moreno, un siglo antes que Lenin en su Qué hacer tuvo la sabiduría de crear un elemento difusor de ideas de la revolución de Mayo sin el cual pensaba que no se esclarecería el pueblo. Esto es un producto de la tertulia y de la conspiración.

         Pero ya instaladas en el poder es la substitución del pregonero. Se cuenta que cuando Castelli leyó las proclamas revolucionarias a los indios del Noroeste, nadie entendió nada. Era lógico. Las proclamas, los pregones, el periodismo tenía una prosa con florilegios del neoclasicismo francés y sólo la entendían los letrados.

         De un lado y de otro, siempre el periodismo es idea, es concepto, es opinión a transportar, a generar.

         En la actualidad se habla de comunicadores. La periodicidad, o sea, lo periódico, del periodismo se convierte especialmente en el apogeo de los medios nuestros en fugacidad, la velocidad de la noticia.

         La objetividad es absolutamente relativa y ocultadora del objetivo al que se quiere llegar.

         En los años 1930 surgió en Estados Unidos el llamado “New Journalism”, nuevo periodismo norteamericano, conocido como periodismo de investigación. José Hernández ya había hecho esto en Argentina sesenta años antes, cuando investigó el asesinato de El Chacho Peñaloza. Investigación que real como la que hizo Rodolfo Walsh sobre los acontecimientos de junio de 1956.

         Hoy en día los periodistas investigadores con más éxito suelen pagar los chimentos o chanchullos a porteros y ministros, a empresarios y a docentes, a funcionarios y a sirvientes. Las agencias recogen lo que sucede a diario y lo transmiten a los medios. Los periodistas lo recortan, agregan o cambian lo que les interesa o conviene para hacer una nota.

Nota que suele ser fugaz la mayoría de las veces o reiterativa cuando se persigue un fin o se ve que tiene gancho para el gran público.

         Nota que, en la mayoría de los casos, no forma a nadie sino que cubre el espacio gráfico, aéreo o televisivo.

         Muy pocos son los periodistas de investigación real, de opinión real que ayudan a pensar o a formar.

         Todos opinan, todos repiten pensando que el que recibe la noticia es más semejante a un loro que a un ser humano.

         Además tratan de disfrazar su profesión con los atributos del apostolado. Un apostolado remunerado, por supuesto.


         La conclusión es más una pregunta retórica: este cuarto poder, estos comunicadores, ¿nos comunican, nos informan o nos desinforman bombardeándonos con esas noticias fugaces o machacadas, recortadas e incluso inventadas que, en vez de ayudarnos a pensar, a vivir, nos castigan la otra fugacidad, la esperanza?


® © Ana Sebastián, 7 junio 1997.


          Ver también post 7 de junio 2012:


http://fugasyvolcanes.blogspot.com.ar/search?q=familia+de+periodistas
        



Sunday, May 08, 2016


QUERIDA ZULMA LILIANA SOSA




     Hoy me desperté con la noticia de que te habías ido.

Sufriste mucho y hace unos meses pediste, por el inefable Facebook, que fuera yo la que te contestara cómo había hecho para pasar por tantas operaciones y seguir…

     Te fui a ver al Sanatorio Anchorena y me alegro tanto tanto de haber ido que hoy no me hubiera perdonado si no lo hubiera hecho.

Zulma, sufriste mucho y todo a causa –según me contaste ese día- de un o unos tipo/s que te tironearon para robarte la cartera. Y de ahí tus intervenciones en la columna… tus terapias intensivas… Me indigna que gente buena se vaya y muchos hijos de puta como ésos seguro sigan vivitos y sueltos por la vida…

La última vez que tu hijo Lucho Vázquez me dio con vos recién salías de otra operación y no me reconocías… balbuceabas…

     Espero que estés en un mundo mejor… “si es que hay un mundo para los que se piantan…” como diría Julián Centeya. Y ojalá que te estén dando la bienvenida tus seres queridos y, entre ellos, nuestro increíble y extrañado Enrique Puccia (h) que fue el que nos unió… nos hizo conocer y con quien supimos disfrutar tanto de lo que sostenía Paco Urondo, “lo mejor de la poesía [...] la amistad”!

Amiga, te vas pero estás.

Te prendimos una vela para que ilumine tu viaje como vos nos iluminábas y como tu recuerdo seguirá iluminándonos.



     ¡Buen viaje… Zulma querida!

     Este poema es de tu libro que me dedicaste justamente en mayo de 2006...


 







ESE PASADO CORPORAL



aún su belleza /

¿Por qué calla en las bodas /en el lecho

donde lumbre y cadera /

ceden su licor y continúan bebiendo /

y el péndulo incesante /

en la encubierta denigración

del modo?

nada es ajeno a la historia

que le sucedió /

escenas e imágenes… /

el consto de la recepción

no importa /

para el espectáculo basta /

un gemido…



(si hubiera sabido /

que arrastraba países /

hubiera pensado /

en algo más tranquilo)

Zulma Sosa: Sacó la lengua y le prendió fuego,

Libros de Alejandría, 2004.

                                                  Diagramación de la tapa: Stella Vergara

       sobre Mujer con un niño muerto de Kâthe Kollwitz.

Saturday, May 07, 2016

10 años de fugasyvolcanes.blogspot.com
     Hace diez años empezaba con este blog. Hacía mis primeras armas a instancias de un escritor, periodista Guillermo Piro, al que sólo traté por teléfono y por mail, cuando era asesora del Letras del Consejo Federal de Inversiones y organizaba las conferencias en el interior con diferentes escritores. Piro ya en ese entonces daba una charla que, si no me equivoco, se llamaba La literatura: de la imprenta al blog.
Yo acababa de publicar Tango, literatura e identidad con José Luis Mangieri. Y realmente, acostumbrada el mundo editorial de los Países Bajos, en que me programaban hasta la foto y sobre todo la prensa, estaba harta de todo lo que un autor que no es mediático tiene que hacer aquí para promocionar su obra.
Y fue así que empecé… muy despacio, muy artesanalmente…
     Y empecé un 7 de mayo con un poema que me había costado mucho escribir y que reproduzco aquí: Vuelta, difícil por el personaje, Eva Perón. Cuando lo terminé en Amsterdam llamé inmediatamente a mi amigo y mentor -se puede decir-, el poeta Juan José Fanego, que vivía en Roma para leérselo.
     Ahora, a tantos años lo leo y me pongo triste.
Me pongo triste no sólo por esta mujer que es la argentina más conocida internacionalmente sino por lo que significó.
Me pongo triste por ella que dijo esa frase: “Volveré y seré millones…”
Me pongo triste por el paso del tiempo y por la ansiedad que me creaba la nostalgia cuando lo escribí usando esa misma frase en pleno exilio y sin miras de volver…
Me pongo triste porque pienso en mis amigos, en mis compañeros.
Me pongo triste por Diego Ruy Frondizi que murió gritando “¡Viva Peròn!” cuando lo mataron luego de entregarse y de que hubieran matado a su amigo y jefe operativo, Manolo Belloni, según nos contaron los testigos de Rincón de Milberg.
Me pongo triste por Jorge Escribano, el Churi, y Gerardo -el Negrito- Burgos [dentro de poco hará 44 años que murieron también con la idea de que el mundo cambiaría con la bandera de Evita]. El Negrito Burgos que, cuando los compañeros fueron a buscar sus pocas pertenencias a la Villa Itatí, encontraron bajo su almohada mis poemas de entonces, esos poemas revolucionarios que luego estarían en sus propias tumbas… Primer destino de mi poesía.
Me pongo triste por tantos otros compañeros de entonces -tantos, tantos- que lucharon, fueron perseguidos, sufrieron, murieron creyendo en que lo que hacían era por un mundo mejor… y en serio. No como una consigna vacía.
Me pongo triste porque nunca pensé que vería tan bastardeada esa frase de Evita por algo que parecería un juego retórico, un oxímoron, si no fuera una espantosa realidad… Evita no volvió. Ni nuestros compañeros. Pero muchos se volvieron millonarios. Y usando no sólo el nombre de Evita, sino también la memoria de nuestros muertos muertos.
Y muchos lo consintieron, lo aprovecharon y encima tienen el descaro de bajar línea como si tuvieran derecho, como si tuvieran ética…
Me pongo triste realmente el 7 de mayo…

Lo único que no me pone triste es que gracias a Dios, al consejo de Guillermo Piro, a la informática, a los Bill Gates, a los Serguéi Brin & Larry Page, creadores de Google y, por ende, de Blogger, empecé con este fugasyvolcanes, título inspirado en un cuadro que en ese momento atribuían a Dalí, pero que recientemente descubrí que era de Vladimir Kush.


Y también gracias a que me gusta ser F5, es decir, estar actualizada. Y es por eso que hoy actualizo lo que posteé hace diez años.

 VUELTA











Qué hará esa mujer
que no tenía paciencia de costurerita
cuando la calumnia
quede como la borra de café
y en el sur se borren los tranvías
qué hará con su traje gris
cuando tenga que hacer
de primera dama
para que sus nieblas   

obnubilen 

al príncipe Bernardo y no sólo a él
y las damas la maldigan
con voz de cuervo envenenado
  
en la época en que los caballos

morían todavía en las calles
qué hará esa mujer

cuando Hollywood embarre su intimidad
su barro angélico
con las histerias de Faye Dunaway
queriendo ser lo que nunca será
que hará cuando desate su rodete
sin un poeta victoriano
que se atolondre por su cuello
de cisne enfermizo
que se masturbe
por su incendio fuera de la ley
qué hará esa mujer
       
cuando le metan el dedo a su muerte       
       
cuando la escupan

la quemen con puchos
sin ninguna internacional socialista
que clame a dios por la irreverencia
sin ningún papa
que en san pedro rece los domingos por su
ánima en suspenso
qué hará cuando sea
sólo una foto amarilléandose
un susurro en el corredor
cuando la canten con música de ópera, de vaudeville
qué hará esa mujer
cuando vuelva y sea millones.
De Yuyo verde- Noticias, Buenos Aires, 1988.
©® Ana Sebastián, Reflexiones impertinentes, 2016.    


Thursday, May 05, 2016

Aclaración preliminar
                                    Este artículo fue una columna del programa de radio La mar del ángel de noviembre de 2003. Era hasta hoy un manuscrito perdido, entre tantos otros, que trato de digitalizar. Hoy apareció en la pila para pasarlo. Y cuando me dispuse a hacerlo me encontré con que -dadas ciertas circunstancias de público conocimiento- es muy actual. De ahí mi decisión de postearlo. 

DE SUBASTAS INTERNACIONALES Y VIVOS CRIOLLOS
        
El otro día se dieron a conocer detalles de la colección de obras y objetos de Jorge Luis Borges o relacionadas con él que se subastarán en Bloomsbury Book Auction el 20 de noviembre  -¡oh, casualidad!- el día de la de la soberanía. Y ahí saltó que hay veinte libros de la biblioteca familiar y algo que otro ejemplar que pertenecería al Patrimonio de la Biblioteca Nacional.


Borges firmando un manuscrito -
Foto: Sara Faccio

Nuestro amigo, el Director de la Biblioteca, Horacio Salas, tuvo que salir a responder y, entre otras cosas, manifestó que desde 1953 no hay un fichaje sistemático.
Yo no sé si leí mal. Pero lo que sí sé es que, mal que nos pese, nosotros y seguramente el mismo Horacio Salas que es amante de los libros en general y de Borges en especial, es costumbre  -y volvemos al tema de siempre-  nacional mal disponer de lo público y cuando no se lo destruye, si se puede comerciar, mejor. Si puedo hacerme unos manguitos mejor.


Nosotros, que fuimos estudiantes y docentes en universidades extranjeras, éramos sorprendidos dos por tres porque los libros de las bibliotecas públicas aparecían en casa de algún compatriota. 

Peor aún, muchas veces, cuando recorríamos la biblioteca universitaria, nos encontrábamos con algunos ejemplares con el sello de una biblioteca pública de acá. 

¿Qué pasaba y cómo pasaba? 

Lo que pasaba es que algún vivo de los nuestros viajaba a Buenos Aires o venía un pariente y con cincuenta dólares tentaba en épocas de devaluación a algún empleado público y se llevaba obras incunables de las bibliotecas de allá que luego, por donación, donaba a las bibliotecas públicas o universitarias. Y así, de esta manera, como de tantas otras, se demuestra una vez más que muchos de nuestros connacionales consideran lo público como tierra de nadie, elemento susceptible de ser no sólo maltratado, descuidado, destruido sino también susceptible de ser apropiado. 

Se roba el papel de los baños públicos, los toalleros, las perchas y hasta los picaportes. Por eso -y con mucho dolor- llamo a este país ¡el país sin manija! No nos debe extrañar que se roben hasta los libros incunables y que, incluso los compren aun los ignorantes y burros, los nuevos ricos que no leen y que tienen que llenar una estantería o la biblioteca de un estar improvisado.  

Ver también:
http://www.lanacion.com.ar/546364-a-dos-dias-del-remate-sigue-el-misterio-sobre-el-libro-de-borges

©® Ana Sebastián, Reflexiones impertinentes,16 noviembre 2003.





Thursday, March 24, 2016

 
POR ALGO SERÁ…

Políticos, militares, militantes a sueldo, culturosos, supuestos historiadores –que se supone sí deberían saber- indignados por la visita de Barack Hussein Obama II [1961] y Mauricio Macri [1959] al Parque de la Memoria… Creo que se olvidan de que estos mandatarios no estaban en política en sus respectivos países.

También se olvidan de que ese golpe fue “un golpe anunciado” y anhelado… pedido a gritos aun por la guerrilla que pensaba que “se agudizarían las contradicciones” [así hablábamos en esa época] “y el pueblo se pondría de nuestro lado y se haría la revolución”.

Los que no pensaban así creían que los militares eran, como tantas otras veces, “los salvadores de la Patria” y que ese sería un golpe más y luego se irían hasta que hubiera que poner en caja a otro gobierno electo descarriado. ¡Terrible error! ¡No fue así!

Pero no nos olvidemos de los apoyos que tuvo ese gobierno que no duró un año, duró siete. Apoyos de los distintos partidos políticos como el radicalismo que le proveyó 310 intendentes, el mismo Justicialismo, 169, el Demócrata Progresista, 109, el MID, 94, sin contar con algunos partidos menores. El socialismo, el desarrollismo, el demócrata mendocino, dieron sus embajadores.

 No nos olvidemos del comunismo apuntalando y haciendo gira de propaganda a favor de los militares democráticos en pleno 1978 porque le vendían trigo a la URSS en medio de la Guerra Fría. Expresiones no muy distantes del mismísimo y tan mentado camarada Ernesto Sábato: “El general me dio una excelente impresión. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresiono la amplitud de criterio y la cultura del presidente" a la salida del almuerzo con Jorge Rafael Videla el 19 de mayo de 1976. Almuerzo al que había ido junto con Horacio Esteban Ratti –por la SADE-, Jorge Luis Borges y el Presbítero Leonardo Castellani que fue el único que se atrevió la preguntar por la suerte de Haroldo Conti que había sido secuestrado en los primeros días posteriores al golpe.
 
Almuerzo de escritores con Videla 19 mayo 1976
  
No nos olvidemos de los periodistas, especialmente de La tarde, de la persecución al Buenos Aires Herald -ahora una triste sombra del pionero y prestigioso periódico que fue-.

No nos olvidemos del papel de Cuba que no quiso recibir a las madres.

No nos olvidemos de Isabelita  -que no era santo de mi devoción ni mucho menos- pero que tuvo en coraje de enfrentarse pistola en mano cuando la fueron a encarar los militares y pasó años en prisión del mismo modo que Carlos Saúl Menem, Antonio Cafiero, Jorge Taiana, Miguel Unamuno, José Deheza, Jorge Vázquez, Osvaldo Papaleo, Raúl Lastiri, Jorge Triaca, Lorenzo Miguel, Pedro Arrighi, Pedro Eladio Vázquez, médico de Perón y tantos otros funcionarios políticos y sindicalistas y dirigentes del justicialismo.

No nos olvidemos de que mientras tanto algunos se hacían ricos en forma absolutamente usuraria con la aplicación de la Circular 1050 del Banco Central que ahorcó los pequeños y medianos propietarios con el ajuste de deudas y los obligó a malvender sus propiedades.

No nos olvidemos del “algo habrá hecho…” ni del “por algo será…”

No nos olvidemos de que cuando alguien era llevado por las fuerzas de seguridad fuera de la forma que fuera se hablaba de secuestrado.

Y no nos olvidemos de que cuando Jimmy Carter y su representante en Derechos Humanos, Patricia Derian, se empezaron a interesar por esta situación a la que Henry Kissinger había hecho la vista gorda, ahí, por primera vez apareció la palabra missing people que inmediatamente fue tomada para esa situación.

No nos olvidemos de los secuestrados “chupados” que, ante la crítica situación de persecusión, tortura, martirio, dolor, abandono, colaboraron con las fuerzas, cantaron, mandaron en cana y dedearon a cuántos podían, incluso a familiares. Situación comprensible ante el límite entre la vida y la muerte. Lo incomprensible es que algunos de ellos que se salvaron por estas prácticas todavía pretenden dar cátedra y lecciones de ética y política.

No nos olvidemos de los que, en la misma situación límite, no traicionaron, no mandaron en cana a nadie y aun estando chupados se hacían los distraídos cuando se cruzaban con un compañero que sabían que estaba perseguido. Y en esto sí hay una gran diferencia. La mayoría no se sabe dónde está.

No nos olvidemos de los que murieron combatiendo, incluso entregados a la deriva por sus propias organizaciones por juicios ridículos por infidelidad, como fue el caso de Paco Urondo que debería haber estado en el exterior y lo dejaron varado –por juicio- en Mendoza en donde murió como vivió, con coraje. O como María Cristina Mazzuchelli que, en medio de un tiroteo, para salvar a su hijita, la escondió e hizo un simulacro de entrega y murió combatiendo.

Vicky Walsh
La Gorda Amalia - Élida D'Ippolit

Ni de gente como Vicky Walsh o como la Gorda Amalia o como Rodolfo Walsh que se podría haber ido y se quedó.


 


Lucía Cullen - Marcela -
José Luis Nell









No nos olvidemos de Néstor Sammartino ni de Cristina Onís ni de Ricardo Aragón -Rolo- ni de Omar Enrique Lauría ni Carlos Lebrón ni José Luis Neil ni Lucía Cullen ni Jorge Caffatti, entre otros, que prefirieron callar y morir antes que entregar a un solo compañero. Y esto lo digo con absoluta certeza.


Carlos Lebrón - El sordo
                                                   Néstor Sammartino
Omar Lauría
 


Ricardo Aragón -el Negro Rolo-


 

 Ninguno de ellos pensó –estoy segura- que, en su nombre, algunos de sus familiares podrían hacer negocios espurios o que otros, que en esa época estaban con La Lealtad, se las darían de revolucionarios para conseguir un puesto en una institución estatal. Ni que la generación de sus nietos se las podría dar de revolucionaria por repetir consignas de memoria, aplaudir por oficio, chicanear, vandalizar lo público o vive poniendo slogans en la web 2.0. Por supuesto, no existía ni la web ni el 2.0. ni el Ipad ni el celu ni siquiera el teléfono de línea… Sólo el teléfono público que no andaba y las citas estancas.  

Ninguno de ellos  -estoy segura-  se pensó víctima.

Era la lucha, la guerra “larga y prolongada”, como decíamos jodiendo entre nosotros exagerando a Mao.

No eran políticos ni funcionarios ni delegados sindicales...

Eran guerreros.

Eran hombres y mujeres comunes y corrientes, sólo que, en el límite, entregaron su humanidad.

Por favor, no usar su nombre en vano.

Eran combatientes.

Equivocados o no, combatientes.

Mis respetos.
 
 

®© Ana Sebastián, Memorias impertinentes.