Sunday, September 11, 2016

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS…
         Hoy iba a actualizar lo que posteé hace dos años sobre el Día del Maestro y que ahora aparece abajo como El corso a contramano!!!
         Pero de pronto me di cuenta de que esta fecha es algo más que el Día el Maestro, que hoy es el 15º aniversario del terror en el World Trade Center y me puse a pensar en tantas cosas…



         Y mientras veía el homenaje a los muertos de las Torres Gemelas mi pensamiento iba de un lado a otro como un títere loco…
         Y me acordé del golpe contra Allende.
Pensé en el 11 de septiembre de 1973 cuando nos enteramos  -sin web ni celular ni nada… nada sincronizado como ahora- de ese golpe de Chile.
Y me acordé de que estábamos entrando a la Facultad de Letras que estaba en el viejo Hospital de Clínicas –hoy Plaza Houssay-  y nos topamos con Néstor Tirri que era ayudante en la misma cátedra que nosotros y le dije: “¡Allende está muerto. Dicen que se suicidó!  Raro, no?.”  Y Néstor nos dijo con un gesto tal vez de impotencia algo así como: “¡No, no puede ser! Estás equivocada…”  Néstor trabajaba ya en Clarín y no lo sabía. Claro, él tendría que haberlo sabido antes que nosotros, pero era época de teléfonos públicos  -ni siquiera todo el mundo tenía fijos en su casa, no se conseguían…
         Y me acordé de que a los dos o tres días se organizó la marcha contra el golpe a la Embajada de Chile, la marcha de la Juventud Peronista y adelante iba una bandera enorme de Chile que teníamos nosotros que nunca supe de dónde salió y con la que cubríamos el descascaramiento de la pared de nuestro cuarto del amor en la calle Antequera…
Y como ya no eran buenos tiempos... adelante iba, entre otros, Cacho Ropero con su monumental e impresionante físico que metía miedo, con Cachito, con Néstor Sammartino, con Julito Goitía… los vándalos de Flores, como los llamaban… Y coreábamos: “¡Vamos Chile, carajo!” durante cuadras y cuadras y cuadras hasta llegar a la Embajada en Tagle entre Libertador y Figueroa Alcorta durante horas hasta quedarnos afónicos seguimos con el “¡Vamos Chile, carajo!”

         Y de ahí me fui a todos mis amigos chilenos en Holanda, los que están y los que ya se fueron… Y me acordé de que unos decían que ese slogan típico chileno: “El pueblo unido…”  es yeta. Por eso no lo canto nunca ni lo termino ahora.
Y sentí nostalgia de la hermandad que teníamos y de la solidaridad, de lo que compartimos en la adversidad, de nuestro humor, de nuestro cariño… 
Me acordé del Gordo Carlos Ossa que se había venido aquí y trabajaba en La opinión y después se tuvo que ir a Nederland, cerca de Rotterdam, hosco, al que no le gustaban los chicos pero le encantaba que pasáramos con nuestro hijo horas y horas y horas. El Gordo Ossa, un capítulo aparte de nuestra vida que me inspiró el cuento Martingala y de quien aprendí esas frases que suelo repetir sobre la ignorancia.
Pensaba todo esto entre las duplas de familiares o amigos que leían los nombres de las víctimas en la Memorial Ceremony… 

       


           Y en un momento me di cuenta de que estaba llorando...
          Ese día me desperté, prendí el televisor mientras me desayunaba en la cama y no entendía nada…
Fui abajo a llamar a mi compañero de aventuras y desventuras y le grité: “Vení, vení que algo raro pasa en Nueva York!”
Nos quedamos viendo y a los segundos nomás empezamos a gritar: “…un avión, un avión… se va a estrellar… se va a estrellar…” Y vimos azorados, impávidos, cómo el segundo avión se estrellaba…


          
  
Y los bomberos y las sirenas y la locura en vivo y en directo o en muerte y en directo…
         Y nos quedamos mudos. No podíamos creer lo que veíamos.
         Después en el trabajo y hablando con conocidos y amigos, me encontré con gente que estaba contenta, festejaba porque esto le pasaba a los yanquis… Gente que se enganchaba con Michael Jackson, con Madonna, con Public Enemy, con Bee Gees o Ice Cube, gente que es antiyanqui.
Antiyanquis que, si pueden, llevan a sus hijos o nietos a Orlando, gente que está contra la oligarquía terrateniente, pero en cuanto puede se compra una chacra aquí o en Punta del Este o en José Ignacio y no piensa que es imperialista, piensa que es vivo. Viveza criolla que le llaman…
         En todo estaba, en ese torbellino, mientras seguía la ceremonia y pensé que  también muchas veces, por razones políticas entré, de chica y no de tan chica, en el denuesto a Sarmiento, sin haberlo ubicado en la época y la mentalidad que correspondía…
Y ahora veo, con un poco más de apertura mental que era una actitud obsoleta y además un cliché de los que se repiten porque sí… Y ahora como nunca veo que fue un adelantado.
Por eso en lo que sigue está lo que había posteado hace dos años en homenaje a Sarmiento y a los maestros…
No a los que se llenan la boca en las paritarias ni viven de los maestros… No a los que tienen de rehenes a los chicos y a los adolescentes…
A los de verdad… a los de vocación porque vocación viene de vocatio = ‘acción de llamar’ de vocare = ‘llamar’…   
         Por esa vocación que nos hace compartir lo que aprendemos y conocemos…
         Va el post anterior.


         EL CORSO A CONTRAMANO!!!

“La ignorancia no se aprende.”
Gerárd de Nerval

         El 11 de septiembre solía ser el Día del Maestro en homenaje a quien más bregó por la educación y por la Ley 1420 de Educación laica, pública, gratuita y obligatoria, reconocido aun internacionalmente por su labor en pro de la educación.
         En 1947 un profesor americano Allison Williams Bunkley en su curiosidad por Sarmiento [que había recorrido  -a pedido del Presidente Mont de Chile-  los Estados Unidos de New Órleans a las Cataratas del Niágara investigando sobre la educación en el único país americano que ya tenía un sistema de educación pública] empezó a escribir lo que sería Titan of the Andes; the Life of Domingo Faustino Sarmiento  publicado por Princeton University, 1949, una larga biografía de 1754 páginas.


                    Estatua  Sarmiento  en Boston, Mass.-USA.
        
En Boston, Massachusetts hay una estatua en su honor. Y si bien se puede disentir en mucho de su actuación política, nadie puede negar su papel en la educación que llevó Argentina a ser el país con mayor índice de alfabetización de toda América y aún en un nivel muy alto comparado con ciertos países europeos.

         Fui formada en la educación pública y Mercedes Alas, la maestra que me preparó para entrar al Normal Nº 1 de Profesoras Roque Sáenz Peña, mi querida amiga que nos dejó en 2014, me tenía de un lado para otro entre El habla de mi tierra del Padre Ragucci y el Manual de ingreso porque si no dabas un puntaje mayor de 8,50 no entrabas…
          Me preparó de tal manera que cuando, años más tarde, tuve que reemplazar a un colega mío en la Vrije Universiteit de Amsterdam en Literatura española del Siglo XX usaba lo que quedaba en mi memoria de lo que Mercedes me había enseñado para interpretar la poesía lorquiana a los doce años para ingresar al Normal.

         Escuela de la que me sacaron del coro justamente cuando ensayábamos el Himno a Sarmiento y mi “gloria y loooooor…” no daba.
         Una por una nos probó la Profe de Música y me dijo: “Usted!, afuera!”
         Y no me pude escapar más en el coro… Pero era lógico, si cuando yo canto, mis perros lloran y mis gatos aúllan y los humanos me suplican que me calle…
         ¿Quedó frustrada una cantante lírica, popular, rockera…?
         Y sí, pero no por la profesora ni por el músico, sino porque no tengo oído ni voz para cantar.
         Nunca me sentí estigmatizada porque me gastaban y me gastan con mi voz.  
         Nunca lo viví como un castigo.
         Y esto que me pasó a mí, le pasó a otros en otras disciplinas o mettiers.
         Ayer, esperando y protestando en la cola de un banco porque había diez ventanillas, pero sólo un empleado atendiendo, empecé a hablar con una compañera circunstancial de cola de banco a la que se le veía el guardapolvo de maestra bajo la campera.
         Me contó que ahora no podían calificar porque si le ponían una mala nota a un chico o tenían problemas de violencia de los padres o hermanos o, cuando venía la inspección, le abrían un sumario al docente y, eventualmente, al director que lo permitía. Y que tenían la orden de hacer pasar a todos con 7 porque si no quedaba mal el Ministerio.
         Pero no sólo eso, no tenían que corregir los errores ortográficos porque ahí también si el inspector se enteraba, empezaban un sumario. A tal punto que ella -me aclaró- a su hijita le corregía las faltas y le decía que no lo contara su propia maestra.
         Y encima estaba indignada porque no se permite jugar, por ejemplo, al trencito de nenes y nenas en el jardín porque antes se hacía con cintas o elementos de color rosa para nenas y celeste para nenes. Y ahora dicen por resolución escrita que eso podría dañar a los chicos que algún día pueden llegar a tener “otra preferencia sexual”.
         ¡SÍ, ASÍ COMO LO LEEN! No lo inventé y lamento no haberle preguntado el nombre a esta maestra y madre joven preocupada por lo que será nuestro futuro.
         La conversación terminó cuando la llamaron a la ventanilla: “¡Quieren un país de burros!”. Y yo le respondí: “¡Tenés razón, suerte!!”
          Hoy me desayuné con la Resolución de la Provincia de Buenos Aires que no es que iguala para abajo, baja todo… con el argumento del “estigma” y la “equidad” y la “igualdad de oportunidades”. 
         Lindo homenaje a Sarmiento y a todos los maestros que hicieron de la Ley 1420 ley un elemento fundamental de la integración social de los hijos de nativos e inmigrantes en la escuela pública, con el guardapolvo blanco para igualar y para que no se distinguiera el hijo del doctor del hijo del verdulero o de la lavandera gallega recién llegada.
          Los abanderados ya no serán por mérito sino por compañerismo, popularidad, etc.
          No se podrá aplazar a los chicos que no estudian, etc. 
        Y encima con el artilugio mágico de cambiar hasta la aritmética y poner un 4 en vez de un 1 o un 0 porque “un 4 acerca más a un 7”. [Tal vez se refieren al 7 en el sentido metafórico porteño…]
          O sea, somos tan buenos en la demagogia que no sólo sacamos las amonestaciones, no podemos echar al chico que violenta a sus compañeros con el bulling, no exigimos exámenes, no podemos usar el término “boletín” porque tal vez no es fashion.
          Somos unos genios demagógicos que pensamos que el facilismo es lo que nos generará empatía. Y por eso cambiamos hasta la aritmética y ahora el 1 es 4!!
          Sigamos así con alumnos del secundario que no leen ni escriben en cursiva y que, cuando van al C. B. C. con ingreso irrestricto, no entienden un texto mínimamente complejo. Y lo digo con conocimiento de causa…
          Sarmiento, en tu homenaje, por lo que hiciste por la educación y por la reivindicación de nuestra cultura y nuestro idioma y en agradecimiento a haber salido de esa escuela dura que era en esa época, el Normal Nº 1 de Profesores creada por vos, va este himno cantado por alguien que sabe cantar…


         Vaya el homenaje a todos los maestros que me formaron desde la Escuela Dominguito de la calle Echeverría hasta el Normal y la Facultad de Filosofía y Letras, la Geemente Universiteit van Amsterdam y los otros que en otras instancias supieron ser Maestros con mayúscula! 
          Ah, me olvidaba: me alegro de haber sido abanderada por mérito y no porque mis viejos le hicieran mejores regalos a los maestros en su día.
            Y sigamos así creando ignorancia...
Pero, ojo!!! La ignorancia también es atrevida!!!
       Yo repetía esta frase junto con la de Nerval que usé de epígrafe, pero justamente hace poco me enteré de que esa frase es nada más y nada menos que de Domingo Faustino Sarmiento.

       
®© Ana Sebastián, Reflexiones impertinentes,  2014-2016.


SENTIMIENTOS ENCONTRADOS…
         Hoy iba a actualizar lo que posteé hace dos años sobre el Día del Maestro y que ahora aparece abajo como El corso a contramano!!!
         Pero de pronto me di cuenta de que esta fecha es algo más que el Día el Maestro, que hoy es el 15º aniversario del terror en el World Trade Center y me puse a pensar en tantas cosas…



         Y mientras veía el homenaje a los muertos de las Torres Gemelas mi pensamiento iba de un lado a otro como un títere loco…
         Y me acordé del golpe contra Allende.
Pensé en el 11 de septiembre de 1973 cuando nos enteramos  -sin web ni celular ni nada… nada sincronizado como ahora- de ese golpe de Chile.
Y me acordé de que estábamos entrando a la Facultad de Letras que estaba en el viejo Hospital de Clínicas –hoy Plaza Houssay-  y nos topamos con Néstor Tirri que era ayudante en la misma cátedra que nosotros y le dije: “¡Allende está muerto. Dicen que se suicidó!  Raro, no?.”  Y Néstor nos dijo con un gesto tal vez de impotencia algo así como: “¡No, no puede ser! Estás equivocada…”  Néstor trabajaba ya en Clarín y no lo sabía. Claro, él tendría que haberlo sabido antes que nosotros, pero era época de teléfonos públicos  -ni siquiera todo el mundo tenía fijos en su casa, no se conseguían…
         Y me acordé de que a los dos o tres días se organizó la marcha contra el golpe a la Embajada de Chile, la marcha de la Juventud Peronista y adelante iba una bandera enorme de Chile que teníamos nosotros que nunca supe de dónde salió y con la que cubríamos el descascaramiento de la pared de nuestro cuarto del amor en la calle Antequera…
Y como ya no eran buenos tiempos... adelante iba, entre otros, Cacho Ropero con su monumental e impresionante físico que metía miedo, con Cachito, con Néstor Sammartino, con Julito Goitía… los vándalos de Flores, como los llamaban… Y coreábamos: “¡Vamos Chile, carajo!” durante cuadras y cuadras y cuadras hasta llegar a la Embajada en Tagle entre Libertador y Figueroa Alcorta durante horas hasta quedarnos afónicos seguimos con el “¡Vamos Chile, carajo!”

         Y de ahí me fui a todos mis amigos chilenos en Holanda, los que están y los que ya se fueron… Y me acordé de que unos decían que ese slogan típico chileno: “El pueblo unido…”  es yeta. Por eso no lo canto nunca ni lo termino ahora.
Y sentí nostalgia de la hermandad que teníamos y de la solidaridad, de lo que compartimos en la adversidad, de nuestro humor, de nuestro cariño… 
Me acordé del Gordo Carlos Ossa que se había venido aquí y trabajaba en La opinión y después se tuvo que ir a Nederland, cerca de Rotterdam, hosco, al que no le gustaban los chicos pero le encantaba que pasáramos con nuestro hijo horas y horas y horas. El Gordo Ossa, un capítulo aparte de nuestra vida que me inspiró el cuento Martingala y de quien aprendí esas frases que suelo repetir sobre la ignorancia.
Pensaba todo esto entre las duplas de familiares o amigos que leían los nombres de las víctimas en la Memorial Ceremony… 

       


           Y en un momento me di cuenta de que estaba llorando...
          Ese día me desperté, prendí el televisor mientras me desayunaba en la cama y no entendía nada…
Fui abajo a llamar a mi compañero de aventuras y desventuras y le grité: “Vení, vení que algo raro pasa en Nueva York!”
Nos quedamos viendo y a los segundos nomás empezamos a gritar: “…un avión, un avión… se va a estrellar… se va a estrellar…” Y vimos azorados, impávidos, cómo el segundo avión se estrellaba…


          
  
Y los bomberos y las sirenas y la locura en vivo y en directo o en muerte y en directo…
         Y nos quedamos mudos. No podíamos creer lo que veíamos.
         Después en el trabajo y hablando con conocidos y amigos, me encontré con gente que estaba contenta, festejaba porque esto le pasaba a los yanquis… Gente que se enganchaba con Michael Jackson, con Madonna, con Public Enemy, con Bee Gees o Ice Cube, gente que es antiyanqui.
Antiyanquis que, si pueden, llevan a sus hijos o nietos a Orlando, gente que está contra la oligarquía terrateniente, pero en cuanto puede se compra una chacra aquí o en Punta del Este o en José Ignacio y no piensa que es imperialista, piensa que es vivo. Viveza criolla que le llaman…
         En todo estaba, en ese torbellino, mientras seguía la ceremonia y pensé que  también muchas veces, por razones políticas entré, de chica y no de tan chica, en el denuesto a Sarmiento, sin haberlo ubicado en la época y la mentalidad que correspondía…
Y ahora veo, con un poco más de apertura mental que era una actitud obsoleta y además un cliché de los que se repiten porque sí… Y ahora como nunca veo que fue un adelantado.
Por eso en lo que sigue está lo que había posteado hace dos años en homenaje a Sarmiento y a los maestros…
No a los que se llenan la boca en las paritarias ni viven de los maestros… No a los que tienen de rehenes a los chicos y a los adolescentes…
A los de verdad… a los de vocación porque vocación viene de vocatio = ‘acción de llamar’ de vocare = ‘llamar’…   
         Por esa vocación que nos hace compartir lo que aprendemos y conocemos…
         Va el post anterior.


         EL CORSO A CONTRAMANO!!!

“La ignorancia no se aprende.”
Gerárd de Nerval

         El 11 de septiembre solía ser el Día del Maestro en homenaje a quien más bregó por la educación y por la Ley 1420 de Educación laica, pública, gratuita y obligatoria, reconocido aun internacionalmente por su labor en pro de la educación.
         En 1947 un profesor americano Allison Williams Bunkley en su curiosidad por Sarmiento [que había recorrido  -a pedido del Presidente Mont de Chile-  los Estados Unidos de New Órleans a las Cataratas del Niágara investigando sobre la educación en el único país americano que ya tenía un sistema de educación pública] empezó a escribir lo que sería Titan of the Andes; the Life of Domingo Faustino Sarmiento  publicado por Princeton University, 1949, una larga biografía de 1754 páginas.


                    Estatua  Sarmiento  en Boston, Mass.-USA.
        
En Boston, Massachusetts hay una estatua en su honor. Y si bien se puede disentir en mucho de su actuación política, nadie puede negar su papel en la educación que llevó Argentina a ser el país con mayor índice de alfabetización de toda América y aún en un nivel muy alto comparado con ciertos países europeos.

         Fui formada en la educación pública y Mercedes Alas, la maestra que me preparó para entrar al Normal Nº 1 de Profesoras Roque Sáenz Peña, mi querida amiga que nos dejó en 2014, me tenía de un lado para otro entre El habla de mi tierra del Padre Ragucci y el Manual de ingreso porque si no dabas un puntaje mayor de 8,50 no entrabas…
          Me preparó de tal manera que cuando, años más tarde, tuve que reemplazar a un colega mío en la Vrije Universiteit de Amsterdam en Literatura española del Siglo XX usaba lo que quedaba en mi memoria de lo que Mercedes me había enseñado para interpretar la poesía lorquiana a los doce años para ingresar al Normal.

         Escuela de la que me sacaron del coro justamente cuando ensayábamos el Himno a Sarmiento y mi “gloria y loooooor…” no daba.
         Una por una nos probó la Profe de Música y me dijo: “Usted!, afuera!”
         Y no me pude escapar más en el coro… Pero era lógico, si cuando yo canto, mis perros lloran y mis gatos aúllan y los humanos me suplican que me calle…
         ¿Quedó frustrada una cantante lírica, popular, rockera…?
         Y sí, pero no por la profesora ni por el músico, sino porque no tengo oído ni voz para cantar.
         Nunca me sentí estigmatizada porque me gastaban y me gastan con mi voz.  
         Nunca lo viví como un castigo.
         Y esto que me pasó a mí, le pasó a otros en otras disciplinas o mettiers.
         Ayer, esperando y protestando en la cola de un banco porque había diez ventanillas, pero sólo un empleado atendiendo, empecé a hablar con una compañera circunstancial de cola de banco a la que se le veía el guardapolvo de maestra bajo la campera.
         Me contó que ahora no podían calificar porque si le ponían una mala nota a un chico o tenían problemas de violencia de los padres o hermanos o, cuando venía la inspección, le abrían un sumario al docente y, eventualmente, al director que lo permitía. Y que tenían la orden de hacer pasar a todos con 7 porque si no quedaba mal el Ministerio.
         Pero no sólo eso, no tenían que corregir los errores ortográficos porque ahí también si el inspector se enteraba, empezaban un sumario. A tal punto que ella -me aclaró- a su hijita le corregía las faltas y le decía que no lo contara su propia maestra.
         Y encima estaba indignada porque no se permite jugar, por ejemplo, al trencito de nenes y nenas en el jardín porque antes se hacía con cintas o elementos de color rosa para nenas y celeste para nenes. Y ahora dicen por resolución escrita que eso podría dañar a los chicos que algún día pueden llegar a tener “otra preferencia sexual”.
         ¡SÍ, ASÍ COMO LO LEEN! No lo inventé y lamento no haberle preguntado el nombre a esta maestra y madre joven preocupada por lo que será nuestro futuro.
         La conversación terminó cuando la llamaron a la ventanilla: “¡Quieren un país de burros!”. Y yo le respondí: “¡Tenés razón, suerte!!”
          Hoy me desayuné con la Resolución de la Provincia de Buenos Aires que no es que iguala para abajo, baja todo… con el argumento del “estigma” y la “equidad” y la “igualdad de oportunidades”. 
         Lindo homenaje a Sarmiento y a todos los maestros que hicieron de la Ley 1420 ley un elemento fundamental de la integración social de los hijos de nativos e inmigrantes en la escuela pública, con el guardapolvo blanco para igualar y para que no se distinguiera el hijo del doctor del hijo del verdulero o de la lavandera gallega recién llegada.
          Los abanderados ya no serán por mérito sino por compañerismo, popularidad, etc.
          No se podrá aplazar a los chicos que no estudian, etc. 
        Y encima con el artilugio mágico de cambiar hasta la aritmética y poner un 4 en vez de un 1 o un 0 porque “un 4 acerca más a un 7”. [Tal vez se refieren al 7 en el sentido metafórico porteño…]
          O sea, somos tan buenos en la demagogia que no sólo sacamos las amonestaciones, no podemos echar al chico que violenta a sus compañeros con el bulling, no exigimos exámenes, no podemos usar el término “boletín” porque tal vez no es fashion.
          Somos unos genios demagógicos que pensamos que el facilismo es lo que nos generará empatía. Y por eso cambiamos hasta la aritmética y ahora el 1 es 4!!
          Sigamos así con alumnos del secundario que no leen ni escriben en cursiva y que, cuando van al C. B. C. con ingreso irrestricto, no entienden un texto mínimamente complejo. Y lo digo con conocimiento de causa…
          Sarmiento, en tu homenaje, por lo que hiciste por la educación y por la reivindicación de nuestra cultura y nuestro idioma y en agradecimiento a haber salido de esa escuela dura que era en esa época, el Normal Nº 1 de Profesores creada por vos, va este himno cantado por alguien que sabe cantar…


         Vaya el homenaje a todos los maestros que me formaron desde la Escuela Dominguito de la calle Echeverría hasta el Normal y la Facultad de Filosofía y Letras, la Geemente Universiteit van Amsterdam y los otros que en otras instancias supieron ser Maestros con mayúscula! 
          Ah, me olvidaba: me alegro de haber sido abanderada por mérito y no porque mis viejos le hicieran mejores regalos a los maestros en su día.
            Y sigamos así creando ignorancia...
Pero, ojo!!! La ignorancia también es atrevida!!!
       Yo repetía esta frase junto con la de Nerval que usé de epígrafe, pero justamente hace poco me enteré de que esa frase es nada más y nada menos que de Domingo Faustino Sarmiento.

       
®© Ana Sebastián, Reflexiones impertinentes,  2014-2016.


Tuesday, September 06, 2016

La noticia más importante del año






Noticias



En ese año

los bonzos prendían

una llamarada impotente

a sus andrajos de sombra

y miles de hombrecitos

sobrevivían, vigilaban

resucitaban bajo la tierra.

En ese invierno

que terminaba

con el horizonte desvelado

tomamos café en La comedia

intercambiamos cuadros

y poemas

en los terraplenes

nos volvimos sospechosos

leyendo Compañero

y comprobamos

lo lógica y la ilógica

del deseo.

En esa primavera

mis pechos crecieron

de amor en las gradas del Anfiteatro

Municipal

y la chica

de los cabellos rubios

se hizo cabecita negra

en octubre de ese año.

En ese 17 de octubre

llegó el guerrero

herido esperado

y le dejó herida para siempre

la soledad de su vientre.

En el comienzo del verano

los sospechosos, niños todavía,

escribían volantes a mano

y horrorizaban a familiares y a viejos

con besuqueos imprudentes

en los trenes a corta distancia.

En 1964

la noticia más importante del año

fue tu amor y el mío

en las calles de Buenos Aires.



Y no hay vuelta.



©® Yuyo verde - Noticias, 1988.

    

Alberto Lobosco, a quien había conocido en un cumpleaños de quince al que me obligaron a ir y con quien me puse a discutir a raíz de Nikita Krushev que se había sacado los toscos zapatos rusos para golpear en el atril desde el que hablaba... y que cada dos minutos me decía: "Mi amigo piensa lo mismo..." me tendió la trampa y me invitó a encontrarme con él a las 15 horas en La Comedia de Corrientes y Paraná...

           Y ahí apareciste vos,

                     que no sos sólo el inquilino de mi cama...
                     Desde entonces sos el inquilino de mi alma...






Versión en francés 


Nouvelles


En cette année-là

les bonzes allumaient

une flambée impuissante

à leurs loques d´ombre

et des milliers de petits hommes



survivaient, veillaient,

ressuscittaient sous la terre.

En cet hiver-là

qui sachevait sur l’horizon d ´insomnie

nous prenions le café à La Comedia

nous échanfions des tableaux et des poèmes

sur les terrepleins

nous devenions suspects en lisan Compañero

et nous expérimentions la logique et l´illogique du désir.

En ce printemps-là

mes seins s´épanouirent d´amour

sur les gradins de l´Amphithéâtre municipal

et la file aus cheveux blonds devint

un petite “cabeza negra”*

en octobre de cette année-là.

En cet 17 octobre

arriva le guerrier blessé attendu

et il lui laissa, blessée pour toujours,

la solitude de son ventre.


Au début de l´été


les suspects, encore enfants,

écrivaient à la main

des tracts

et horrifiaient la famille et les vieux

par d´imprudents bécots

dans les trains de banlieue.

En 1964

la nouvelle la plus importante de l´année

fut ton amour et le mien

dans les rues de Buenos Aires.


Et il n´y a pas de retour.

*cabeza negra: “tete noir”: personne originaire
de l’intérieur du pays (péjoratif).



Traducción: Marc Peeter et Marcel Hennart.




Publicado en L´arbre à paroles , Bruxelles, mars 1985.